Sociedad Mexicana deNeurologia y Psiquiatria

La Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría se fundó en 1937 y fue la primera Sociedad médica dedicada a las Neurociencias. El siguiente Bosquejo Histórico fue dado a conocer en el Congreso del 75º Aniversario de la SMNP, su autor es el Dr. Héctor Cabildo y esa conferencia se encuentra publicada en la revista Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría, órgano oficial de la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría.

Bosquejo histórico de la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría

Congreso del 75 aniversario de la fundación de la Sociedad. Hospital General de México, octubre 4-5 de 2012.
Héctor M Cabildo y Arellano
Miembro de la Junta de Honor de la Sociedad y fundador de la segunda etapa de la misma.

INTRODUCCIÓN


Quiero iniciar mi exposición señalando que, en la Medicina Social, la historia es el capítulo de antecedentes en la clínica de los grupos humanos. El presente es consecuencia del pasado y éste a su vez, representa la plataforma sobre la que se construirá el futuro. Por esta razón se consideró que, en este 75 aniversario resultaba interesante y valioso efectuar un recorrido, aun cuando sea “a vuelo de pájaro”, de lo que la Sociedad ha realizado en estos 75 años de vida, para ubicarnos mejor y entonces plantearnos lo que deseamos alcanzar en lo futuro. Por otra parte, creo que es de justicia recordar en este recorrido a los que nos precedieron, a aquellos que con su empuje y saber personal construyeron esta Sociedad, cuyo objetivo central fue la superación de los profesionales de las ciencias neurológicas y psiquiátricas, lo cual siempre permitirá entender mejor a los enfermos y a los sanos dentro de su contexto familiar y social.


FUNDACIÓN DE LA SOCIEDAD


Hace poco más de un siglo, antes de que se formara nuestra Sociedad, ya había médicos destacados que se ocupaban de tratar a los enfermos del sistema nervioso, enfocándolos bajo un criterio integral neuropsiquiátrico. Así lo hicieron José Peón Contreras, quien dirigía el Hospital de San Hipólito (fundado siglos antes por Fray Bernardino Álvarez) y que fue el primer profesor de la Escuela de Medicina al recibir el nombramiento de catedrático de Psiquiatría, en 1897. Otros pioneros de esa época fueron Juan Peón del Valle, que dirigió el Hospital para Mujeres Dementes y Miguel Alvarado, Adolfo M. Nieto, Santiago Ramírez Sr y otros. Fueron ellos los que influyeron en el ánimo del gobierno para que construyera un hospital moderno para la atención de estos pacientes. Dicho hospital se inauguró en 1910 como parte de las actividades conmemorativas del centenario de la Independencia de México. Se construyó en la antigua hacienda de la Castañeda, motivo por el que popularmente se le conoció como el manicomio de la Castañeda (Figura 1).
Desafortunadamente, la Revolución estalló un par de meses después, afectando mucho su funcionamiento debido a las carencias presupuestales e inseguridad de este tiempo. Sin embargo cuando el movimiento armado terminó, ya en la década de los veinte, una serie de jóvenes talentosos, con formación en Europa o Estados Unidos, se asimiló a la institución y fueron integrando el grupo que más adelante fundaría nuestra Sociedad. En tanto ocurría este despertar de la neuropsiquiatría en la institución gubernamental, otros colegas formaban sanatorios privados para la atención de estos pacientes, tales como el sanatorio Lavista, dirigido por el Dr. Luis García y después por Alfonso Endorzain, o el sanatorio del Dr. Samuel Ramírez Moreno, que formó un buen grupo de colaboradores con los que organizaba eventos académicos, primero internos y ya después abiertos a todos los interesados. El Dr. Ramírez Moreno editó la primera revista de la especialidad en 1934, la llamó Revista Mexicana de Psiquiatría, Neurología y Medicina Legal; también fue director del manicomio en los años 30 y 31. Con anterioridad, hacia 1922, el Dr. Nicolás Martínez fue nombrado director del Manicomio; mejoró notablemente la funcionalidad del establecimiento y, desde un principio, organizó a los médicos como la Sociedad del Manicomio. Al poco tiempo ese grupo ya no se reunía sino excepcionalmente, pero constituyó una primera semilla de agrupación gremial.
Al iniciarse la década de los treinta, el Dr. Salazar Viniegra y Alfonso Millán también hicieron un intento de agrupar a los médicos del Manicomio, pero ese esfuerzo tampoco duró mucho. Hacía falta el talento, la preparación académica y el liderazgo del Dr. Manuel Guevara Oropeza para crear una agrupación societaria perdurable y exitosa. El Dr. Guevara había tenido formación en Francia y logró ser admitido como miembro de la Academia Nacional de Medicina en 1926; además ya había sido director del Manicomio en 1932-34, por lo que tenía el liderazgo necesario para lograr ese objetivo. En mayo de 1937 reunió a los médicos del Manicomio en la biblioteca del establecimiento, invitando también a los especialistas de los sanatorios privados, con el fin de integrar una sociedad profesional de neurología y psiquiatría, que no fuera una organización perteneciente a una institución, sino que fuera independiente para que estuviera abierta a todos los especialistas, tanto para los que trabajaban en el gobierno como a los que lo hacían privadamente. La iniciativa fue aprobada y se levantó un Acta puramente local, pues en esa época no era importante que fuera notarial. La primera Mesa Directiva quedó integrada como sigue:

Presidente: Dr. Manuel Guevara Oropeza
Vicepresidente: Dr. Mario Fuentes
Secretario: Dr. Edmundo Buentello
Tesorero: Dr. Fernández Mac Gregor
Vocal: Dr. Alfonso Millán

El Acta fue firmada por los miembros de la Mesa Directiva y por los doctores Raúl González Enríquez, Luis Pizarro Suárez, Roberto Morales, Matilde Rodríguez Cabo, C. García Mendía, Alfonso Ortega, Luis Fernando Samson, Jesús Siordia, Leopoldo Salazar Viniegra, Carlos Herrera Garduño y José Guadalupe Velázquez. Casi todos ellos eran médicos de gran dedicación, jefes de pabellón del Manicomio; de los cuales pude tratar a la mayor parte personalmente hacia 1949, cuando por motivo del internado rotatorio de la Facultad, nos tocó desempeñar el cargo de jefe de internos de ese establecimiento.
El Dr. Guevara logró su objetivo de crear una sociedad independiente, con tres decisiones inteligentes: la primera fue conseguir una sede de la Sociedad fuera del Manicomio, misma que obtuvo del Maestro Dr. J. J. Izquierdo, quien le facilitó el aula de su Departamento de Fisiología de la antigua Escuela de Medicina, en donde la Sociedad sesionó cada quince días hasta el año de 1966 (Figura 2).
La segunda medida que consolidó su objetivo fue que aprovechó su formación en Francia, así como la de su compañero Enrique O. Aragón, para que, con el apoyo de la Academia Nacional de Medicina, trajeran a México al Dr. Pierre Janet una de las grandes personalidades francesas de la época, para que impartiera en el seno de la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría, un curso de actualización para psiquiatras en ese mismo año de 1937. El curso fue un éxito y por sí mismo representó un incremento del prestigio de esta naciente Sociedad.
El tercer aspecto que contribuyó a solidificar la actuación del Dr. Guevara fue indudablemente la constancia y el buen nivel académico que siempre trató de mantener. En esas sesiones además, se invitaba a destacados profesionales, tanto de México como del extranjero; entre los primeros hay que mencionar que el Maestro Izquierdo y Wiener presentaron en la Sociedad su teoría cibernética que tanto llamó la atención de los intelectuales de la época a nivel mundial. De los extranjeros recuerdo la sesión (dejaban entrar a los estudiantes) en la que Von Meduna, que había creado el método de choques cardiazólicos para tratar psicóticos, ahora traía a México su método de tratamiento con gas para los neuróticos. Este desarrollo de nuestra agrupación resultaba cada vez más atrayente para los especialistas de la neurología y de la psiquiatría de nuestro país, de manera que la membresía aumentaba y crecía en importancia. El propio Samuel Ramírez Moreno, que ya había sido director del Manicomio, con la colaboración de Salazar Viniegra organizó un seminario de estudio con miembros de la Sociedad y del propio Manicomio y ya después un evento con participación de todos, lo cual evidentemente facilitaba por esa vía una mayor integración de los especialistas de México. Ese seminario de estudios desapareció y en cambio los doctores Mario Fuentes y Manuel Falcón, que sucedieron al Dr. Guevara en la presidencia de la Sociedad, continuaron con las normas y trayectoria ya establecidas por la Sociedad, las cuales cada vez le proporcionaban mayor fortaleza organizativa y funcional. Nuestra agrupación se convertía en un espacio de comunicación académica y humana entre los especialistas y subespecialistas de las ciencias neurológicas y psiquiátricas.
Esta evolución hacía cada vez más urgente la creación de cursos universitarios y/o institucionales que formalizaran los Currícula académicos de la especialización. Cupo también, a otro miembro fundador de la Sociedad, al Dr. Raúl González Enríquez, jefe del Pabellón de Observación de Hombres del Manicomio, la satisfacción de fundar el primer curso de especialización en Psiquiatría en la Facultad de Medicina UNAM y otro en la Escuela de Enfermería UNAM. Esos cursos se desarrollaron simultáneamente en 1948-50, concluyéndose exitosamente.


EVOLUCIÓN DE LA SOCIEDAD


Una vez creada nuestra agrupación, era importante consolidar su estructura y funcionamiento lo cual se facilitó porque los primeros tres presidentes duraron en su cargo siete años cada uno; de este modo, hubo 21 años bajo las mismas normas que favorecieron esa estructuración estable, reforzada por el prestigio creciente de la Sociedad. El Dr. Guevara la presidió de 1937 a 44. Enseguida el Dr. Mario Fuentes pasó de la Vicepresidencia a presidirla de 1944 a 1951 y después el Dr. Manuel Falcón estuvo en el cargo de 1951 a 58. Esa continuidad de criterios es muy útil cuando se inicia una organización, pero ya para terminar el doctor Falcón, en la asamblea de socios se tomaron dos determinaciones importantes: el periodo de la presidencia sería únicamente de dos años y además habría una alternancia en el cargo, de un representante de las ciencias psiquiátricas y enseguida uno de las ciencias neurológicas y así sucesivamente. Cabe mencionar que la Sociedad ha continuado con esas normas hasta la fecha. En estas circunstancias, después del Dr. Falcón entró el distinguido neurocirujano Hernando Guzmán West, recién regresado de su formación en Estados Unidos, quien impulsó la membresía y la presentación de trabajos de especialistas de las neurociencias, lo que fue muy valioso para el equilibrio académico de las sesiones y de la Sociedad misma. Otro aspecto trascendente de su actuación fue poner la revista de la Sociedad en manos del Dr. Dionisio Nieto quien logró crear una gran publicación, con nueva presentación y ahora con el título escueto de Neurología-NeurocirugíaPsiquiatría, que perdura hasta la fecha. La calidad profesional del Dr. Nieto, con formación alemana y española, le confirieron un nivel de preparación que pocos miembros de la Sociedad han alcanzado; sus trabajos de investigación sobre la anatomopatología de la esquizofrenia y sobre el efecto de los hongos alucinógenos mexicanos, circularon ampliamente en la literatura mundial. Esa gran preparación y disciplina profesional significó mayor exigencia hacia los trabajos por publicarse y la revista alcanzó una calidad que permitió que fuera indexada en los principales Index de la especialidad, tales como Excerpta Medica de Amsterdam, Index medicus del Department of Education, Health and Welfare de E.U. el Psychological abstracts, etcétera. El Dr. Nieto publicó puntualmente la revistaen forma cuatrimestral de 1959 a 69 (Figura 3). Aquí es oportuno enunciar la secuencia que nuestro órgano de difusión ha tenido durante estos 75 años.
El Dr. Guevara y el Dr. Mario Fuentes la publicaron bajo el nombre de Archivos de Neurología y Psiquiatría de México de 1937 a 44. Al principio se inició como bimestral, pero después se fue distanciando ese periodo hasta ser semestral y al último anual. El Dr. Falcón la puso en manos del Dr. Ramón de la Fuente, que la publicó de 1951 a 54 más o menos regularmente, pero después de ese periodo se hizo muy irregular hasta casi desaparecer. Fue por eso que en 1959 el Dr. Guzmán West la puso en manos del Dr. Nieto como ya se anotó. Después el Dr. Hernández Peniche con la colaboración del Dr. Chevaili, la publicaron en 1969 y 70; enseguida el Dr. Eduardo Dallal la dirigió de 1971 a 75, después Leopoldo González Chagoyán de 76 a 82; le siguió Enrique Otero en 83-89, luego Jaime Ayala 89-91, Teixeira 92-93 y José de Jesús Almanza la editó de 94-2008, haciéndose después muy irregular, hasta que se eligió a Pablo Cuevas para dirigirla.


FUNDACIÓN NOTARIAL DE LA SOCIEDAD


Después de la presidencia del Dr. Guzmán West, le siguió en el puesto el Dr. Agustín Caso, quien gracias a su buena formación profesional y a su gran capacidad organizadora, decidió que era indispensable regularizar la existencia legal de la Sociedad, protocolizándola, registrándola en la Secretaría de Relaciones Exteriores y otros trámites concernientes (Figura 4).
Podemos entonces decir que se efectuó una Refundación de la Sociedad, motivo por el cual en los nuevos estatutos de nuestra agrupación, renovados y aprobados en la sesión respectiva efectuada por la actual Mesa Directiva dirigida por el Dr. Francisco Schnaas, a todos los que participamos en esa Refundación de 1959, seremos considerados como socios fundadores en esa segunda etapa de nuestra Sociedad. En esta condición hemos quedado: Alfonso Escobar, Ladislao Olivares, Jorge M. Islas, Luis Feder, Héctor M. Cabildo A, Ilse Muller, Gastón Castellanos, Germán Raphael, Guido Belsasso y quizá otros más no registrados.
Con el empuje del Dr. Caso se inicia la etapa de los congresos nacionales, habitualmente con invitados extranjeros destacados y siempre precedidos de cursos de actualización sobre aspectos importantes para las ciencias neurológicas o psiquiátricas. Los congresos fueron muy exitosos, con asistencia de muchos colegas provenientes de los diferentes Estados (Figura 5, 6 y 7).
El Dr. Caso logró subir el nivel académico de los trabajos de ingreso, así como los que se presentaban en cualquier reunión. Él dio mayor apertura a la integración de psicólogos a la Sociedad. Le siguió en la presidencia el Dr. Gregorio González Mariscal destacado neurocirujano, después el Dr. Julio Hernández Peniche brillante electroencefalografista, Ramón Parres psicoanalista; en este aspecto cabe mencionar que cuando regresaron de su entrenamiento en psicoanálisis, tanto él como Santiago Ramírez, Remus Araico, Barajas y otros, ingresaron a la Sociedad y constituyeron un grupo inteligente y muy activo en sus participaciones societarias. La inclusión de diversas tendencias profesionales en nuestra agrupación, facilitó el respeto, la flexibilidad de criterios y un entendimiento profesional mayor.
La presidencia de la Sociedad siguió sucesivamente aceptada por una pléyade de gente destacada a nivel nacional e internacional, tales como Alfonso Escobar gran investigador en la anatomopatología del encéfalo; le siguieron Luis Lombardo neurólogo, Agustín Palacios psiquiatra y psicoanalista, Manuel Velasco Suárez gran neurocirujano, creador del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, que siempre representó un verdadero motor para la Sociedad; Humberto Mateos también neurocirujano, Guido Belsasso psiquiatra y psicoanalista, Carlos Guzmán Flores investigador en neurofisiología, Genaro Zenteno neurólogo, Arturo Chevaili psicoanalista, Augusto Fernández Guardiola brillante investigador en neurofisiología, Armando Grajales psiquiatra, José San Esteban neurólogo, José Cueli psicoanalista, Daniel Vasconcelos neurólogo, Pablo Cuevas psiquiatra y psicoanalista, Francisco Rubio Donadieu neurólogo, José Camacho Elorriaga psiquiatra, Julio Sotelo gran investigador en neuroinmunología, Jaime Ayala psicoanalista, Guillermo García Ramos neurocirujano, Armando Barriguete Meléndez psiquiatra, Alberto González Astiazarán neurólogo, David López Garza psiquiatra, Luis Dávila neurólogo, Sergio Sánchez Pintado psiquiatra, Jorge Islas Marroquín electroencefalografista, Juan Rosales Barrera psiquiatra psicoterapeuta y Francisco Schnaas psiquiatra psicoanalista (Figura 8).
Podemos decir que casi todos los presidentes han cumplido su cometido manteniendo la calidad acadé- mica de las sesiones, invitando cuando ha procedido a extranjeros sobresalientes, ofreciendo cursos de actualización y participando destacadamente en los múltiples eventos nacionales y extranjeros en los que ha participado la Sociedad.


OTRAS ACTIVIDADES Y REUNIONES ESPECIALES


Otra actuación valiosa de la Sociedad fue la de promover mediante reuniones y acciones personales la formación de Capítulos Estatales de nuestra Sociedad y así se crearon los capítulos del noreste con sede en Monterrey, el del norte en Chihuahua, el del centro en Querétaro y el de occidente en Guadalajara. Sin embargo, por diversas circunstancias, esos programas no tuvieron el desarrollo deseado (Figura 9).
Con sociedades extranjeras se efectuaron muchas reuniones, siendo de mencionarse las que se efectuaron con las norteamericanas: con la Asociación de Neuropsiquiatría de Texas se han tenido siete reuniones, unas en México y otras en Texas. También se reunió nuestra Sociedad con la de Neuropsiquiatría de Louisiana, con la de Minessota, también con la Asociación Médica Americana y desde luego se tuvo una gran reunión con la Asociación Americana de Psiquiatría, la asociación más grande del mundo en esta especialidad (Figura 10 y 11). También se formó parte y se tuvieron sesiones en México y en Sudamérica con la APAL, así como con otras Sociedades de Neurología o Psiquiatría del continente. Con organismos internacionales se tuvieron dos muy importantes: la que se desarrolló con la Asociación Mundial de Psiquiatría a la que pertenece nuestra Sociedad, que tuvo lugar en la Ciudad de México en 1974 y con la Federación Mundial de Salud Mental en 1991 con 9,000 asistentes.
Conviene mencionar que en 1972 fundé la Sociedad Mexicana de Salud Mental, aceptada en la Federación Mundial, lo que nos permitió ocupar el Asiento de México en la misma. Esto facilitó que lográramos que esa Federación efectuara su Reunión Mundial en nuestro país, con participantes relevantes de nuestra Sociedad de Neorología y Psiquiatría: el doctor Velasco Suárez fue Presidente Honorario, Jaime Ayala Co-presidente ejecutivo, a mí me tocó ser Secretario General, etc. (Figura 12).
Igualmente la sociedad ha participado con la Asociación Mundial de Neurología y nuestros psicoanalistas lo han hecho en encuentros Panamericanos e Internacionales (Figura 13).
Son tantas las reuniones efectuadas por la Sociedad que no podría citarlas todas. La Sociedad ha efectuado en total más de 1,300 reuniones, habitualmente con buen nivel académico, lo que dentro y fuera del país la ha mantenido con un prestigio profesional de seriedad.
Esas reuniones han generado aproximadamente 1,800 artículos en nuestro órgano de difusión, en una proporción estimada de 50% de temas sobre las ciencias psiquiátricas, 39% sobre las ciencias neurológicas y el resto de editoriales, viñetas y otros. En cuanto a los socios que han pertenecido a la Sociedad, es difícil calcular una cifra global, tratándose de más de mil personas; lo que podemos considerar como más aproximado es la composición del directorio según las dos grandes vertientes iniciales, es decir, de las ciencias psiquiátricas y las ciencias neurológicas. Diremos en general que siempre ha habido más socios de psiquiatría, particularmente en los primeros años, pues más tarde se fueron equilibrando paulatinamente. Por lo general ha habido un promedio de 52% de psiquiatras, psicoanalistas, otros psicoterapeutas, terapeutas cognitivo-conductuales, especialistas en el campo preventivo de la salud mental y otros. En cuanto a las neurociencias ha habido un promedio de 37% de neurólogos, neurocirujanos, neurofisiólogos, electroencefalografistas, neuropatólogos, neurorradiólogos y otros. El 11% restante incluye psicólogos, pedagogos y otros.


LA SOCIEDAD COMO “CUNA” DE OTRAS SOCIEDADES DERIVADAS


Los grupos humanos tienen una evolución con puntos de semejanza con la de todos los seres vivos, es decir, nacen, crecen, se reproducen y mueren. Bien podemos decir que las sociedades llamadas occidentales son hijas de aquellas grecorromanas que ya desaparecieron. A un nivel de microsociología, la sociodinamia es muy similar a la dinámica biológica.
La Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría nace en una época en la que los médicos interesados abarcaban por igual los padecimientos del sistema nervioso, tanto en aspectos propiamente neurológicos, como aquellos que se manifestaban en trastornos del psiquismo sin que hubiera manifestaciones de alteraciones neurológicas evidentes. Prueba de ello la encontramos al revisar los artículos publicados en esa época, en los que un mismo médico escribía sobre esquizofrenia, siringomielia o sobre el síndrome de Guillen-Barré. Al desarrollarse nuestra Sociedad, también se desarrolló la medicina y eso determinó la necesidad de que algunos colegas fueran profundizando en el conocimiento y la terapéutica de la neurología más que de la psiquiatría y que más adelante algunos se dedicaran a la neurocirugía o a la neurofisiología la anatomopatología, etcétera. Igualmente por el lado de los interesados en profundizar sobre las expresiones del psiquismo, se fueron especializando en las psicoterapias, el psicoanálisis, la psicofarmacología, la aplicación de test psicológicos, las escalas psicométricas o la epidemiología psiquiátrica y el campo preventivo de la salud mental. Estas subespecializaciones provocaron que se fueran formando sociedades más especializadas en un campo específico del “todo” neuropsiquiátrico. En esta forma, la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría se convirtió en la “Cuna de sociedades hijas” que al tener un espacio común de disertación, beneficiaban a todos los socios en su comprensión más profunda y holística de los padecimientos del sistema nervioso. Las “hijas” han sido la Academia de Neurología, la Sociedad de Neurocirugía, la de Neurofisiología y Electroencefalografía, la Liga contra la Epilepsia, la de Psiquiatría Biológica, aun la Asociación Psiquiátrica Mexicana, la Asociación Psicoanalítica Mexicana, algunas de psicoterapia, la Sociedad Mexicana de SaludMental, etcétera. Todas fueron fundadas por miembros de la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría, la cual verdaderamente ha jugado el papel de Cuna de todas ellas, lo que tiene un valor trascendente de beneficio científico y social para nuestro país.


COLOFÓN


Después de 75 años de existencia, la Sociedad sigue activa como siempre, la Mesa Directiva actual ha tenido, en estos dos años de su gestión, varios eventos durante el año y al final de cada año, realizó eventos más trascendentes: en 2011, conjuntamente con otras sociedades, organizó una importante Reunión sobre Adicciones, y al final del año 2012 este evento se efectuó conjunto con la Sociedad Médica del Hospital General de México, templo de formación médica.
Consideramos que la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría ha cumplido durante estos 75 años de existencia los objetivos por los que se fundó en 1937: construir una Sociedad independiente, abierta a todos, que ha favorecido la superación profesional de sus miembros. Todos los profesionales que han contribuido a su desarrollo merecen nuestro reconocimiento, particularmente los fundadores de 1937, nuestros Maestros, que construyeron las bases sólidas de la Sociedad, que le han permitido desenvolverse nacional e internacionalmente durante estos 75 años de esfuerzos productivos. Ellos nos legaron sus enseñanzas, pero sobre todo nos dejaron un ejemplo de profesionales íntegros de gran ética profesional; para ellos nuestra gratitud y respeto. Honor a ellos... Honor a quien honor merece...


BIOGRAFÍA DE CONSULTA


  1. Revista Mexicana de Psiquiatría, Neurología y Medicina Legal. Director y Editor: Dr. Samuel Ramírez Moreno, Génova 39 México, DF.
    • Vol. I, No. 1, 1934.
    • Vol. I, No. 5, 1935.
    • Vol. II, No. 11, 1936.
    • Vol. III, No. 15, 1936.
    • Vol. XIII, No. 75 Y 76, 1946.
  2. Revista Neurología–Neurocirugía–Psiquiatría. Director y Editor fundador: Dr. Dionisio Nieto. México, DF: Impresiones Modernas, Tabasco 275 México, D.F. 1959-1969. Posteriormente fueron cambiando los directores–editores de la Revista (ver texto), habiéndose revisado y aprovechado los materiales que se consideraron más importantes de toda la colección: Vol. I – XL, aproximadamente 150 números editados; se dispuso de 98 de ellos.
  3. Archivos personales del autor. De estos archivos se obtuvieron datos para el texto, así como la mayor parte de las ilustraciones que se utilizaron tanto en la presentación verbal del 75 Aniversario, como las que ahora se anexan para la publicación correspondiente.
En el aspecto de las ilustraciones deseo expresar mi agradecimiento a la Psic. Ilse Müller y al Dr. Jaime Ayala por las que ellos me enviaron, algunas de las cuales me fueron valiosas para complementar las de mi archivo personal.

          Correspondencia:
          Héctor M Cabildo y Arellano
          Tuxpan 10, despacho 804,
          Col. Roma Sur, 06760,
          Deleg. Cuauhtémoc,
          Ciudad de México.
          Tel: 5564-7819.

www.medigraphic.org.mx


EXPRESIDENTES


NombrePeriodo
Dr. Manuel Guevara Oropeza ✞ 1937-1944
Dr. Mario Fuentes ✞ 1944-1951
Dr. Manuel Falcón Guerrero ✞ 1951-1958
Dr. Hernando Guzmán W. ✞ 1958-1961
Dr. Agustín Caso Muñoz ✞ 1961-1962
Dr. Gregorio González Mariscal ✞ 1962-1963
Dr. Julio Hernández Peniche ✞ 1963-1964
Dr. Ramón Parres ✞ 1964-1965
Dr. Alfonso Escobar Izquierdo 1965-1966
Dr. Luis Lombardo R. ✞ 1966-1967
Dr. Agustín Palacios López ✞ 1967-1968
Dr. Manuel Velasco Suárez ✞ 1968-1969
Dr. José Humberto Mateos Gómez ✞ 1969-1970
Dr. Guido Belsasso ✞ 1970-1971
Dr. Carlos Guzmán Flores 1971-1972
Dr. Genaro Zenteno Alanís ✞ 1972-1973
Dr. Arturo Chevaili Arroyo 1973-1974
Dr. Augusto Fernández Guardiola ✞ 1974-1975
Dr. Armando Grajales Arzate ✞ 1975-1976
Dr. José Eduardo San Esteban Sosa 1976-1977
Dr. José Cueli García 1977-1978
Dr. Daniel Vasconcelos Dueñas ✞ 1978-1979
Dr. Armando Barriguete Castellón ✞ 1979-1980
Dr. Enrique Otero Silíceo ✞ 1980-1981
Dr. Pablo A. Cuevas Corona 1981-1983
Dr. Francisco Rubio Donnadieu 1983-1985
Dr. José Camacho Elorriaga 1985-1987
Dr. Julio Sotelo Morales 1987-1989
Dr. Jaime Avala Villarreal 1989-1991
Dr. Guillermo S. García Ramos 1991-1993
Dr. Jorge Armando Barriguete Meléndez 1993-1995
Dr. Adalberto González Astiazarán 1995-1997
Dr. David N. López Garza 1997-1999
Dr. Luis Dávila Maldonado 1999-2001
Dr. Sergio Sánchez Pintado ✞ 2001-2003
Dr. Jorge Islas Marroquín 2003-2005
Dr. Juan Ignacio Rosales Barrera 2005-2007
Dr. Abelardo Salazar Zúñiga 2007-2009
Dr. Humberto Juárez Jiménez 2009-2011
Dr. Francisco Javier Schnaas Arrieta 2011-2013
Dr. Aurelio Méndez 2013-2015
Dr. Arturo Mendoza López 2015-2017